Luz Perly Córdoba Mosquera – Colombia

She is one of the 1000 women proposed for the Nobel Peace Price 2005.

It is said: “She lights up in the Colombian night, she is like a constantly erupting volcano, Luz Perly Córdoba Mosquera is a mother, peasant, student, trade union worker and a fighter for life”.

She says: “They try to silence the voice of the people, but we will never give up the dream of real peace for Colombia. In this fight, we have nothing to lose; on the contrary, we have everything to gain”.

About growing of coca she says: “It is the only alternative left for the Colombian peasants by the Colombian State. It is the only way they have to avoid dying of hunger. It is irresponsible, immoral and not very ethical to accuse them of being drug traffickers”.

Read: La Unión Europea preocupada por las amenazas a organizaciones de derechos humanos en Colombia, 16.6.2006.

Read: Derechos Humanos en Colombia, 24 de junio de 2006.

perly3.jpg

Luz Perly Córdoba Mosquera – Colombia

She works for the National Federation Union of Unitarian Farming (no website-mentions), and for the Arauca’s Peasants Association (Read: Colombia Solidarity Bulletin Nº 10, Version Espanol).

Committed to the core of the fight against the injustices suffered by her people, she is an international representative for her country. She never rests. She leads, organizes and manages collective efforts that work towards the fulfillment of a dignified life. “I am writing these short but deeply felt words from the bottom of my heart, which in spite of these mouldy walls and these rusty chains with which they try to imprison me, beats faster than ever in the cause of liberty,” wrote Luz Perly Córdoba after her first year in the Prison del Buen Pastor in Bogotá, Colombia, where she was arrested and charged with rebellion and planning to commit a crime. “My case was planned by the authorities as a political punishment and this has been evident from the beginning to the end of the process. The aim was to maintain me under arrest for the longest possible time”.

She can be accused, of being worthy of the only award given by Danish society to a Colombian citizen: the Danish Peace Price in 2004, granted by the Town Hall of Copenhagen “for her exemplary performance as a defender of the rights of the rural workers of Colombia”. She achieved international solidarity and support for this cause.

Luz Perly shines out like a beacon bringing hope and inspiration to others. Her rural and indigenous origins lie in the municipality of Arauquita, in the administrative district of Arauca. She has always been a tenacious woman. Brought up in the poverty of traditional family life, she left, inflamed with the hope of “defending the life and the rights of the peasants of Arauca”. With her iron will she studied for two degrees, Public Administration and Law, both with the fundamental aim of “collaborating in a more qualified manner in the struggle of the poorest classes”.

Since she was 11 years old she has rebelled against the increasing economic, social and political injustice that subjugates the peasant population. The growing oil exploitation has brought them only more misery and driven the rural population to the illicit growing of coca, a most serious consequence.

When she was younger she was President of the National Union of Secondary Students, where she began the arduous task of defending the right to public education and petition for preferential transport fares for students. As a member of the Colombian Communist Youth she put forward important proposals, which were designed to obtain from the oil companies an educational fund for the granting of loans to students from poor backgrounds.

Her first pregnancy when she was 17 years old coincided with her first experience as a political prisoner: “I was three months pregnant and was illegally arrested by the national army, tortured, raped and after three days thrown into a lonely place”. This crime has never been punished.

She has been and still is, the target for terrible political persecution from the Para- military groups, the state armed forces and the security bodies. The Colombian Public Prosecutor describes her as “dangerous even for her own children”. On such an epithet the authorities based their decision to deny her house arrest when she was arrested once more in February 2004 as part of the policy of “democratic security” practised by the government of President Álvaro Uribe.

From jail she wrote: “I send from this prison a message of strength to all male and female political prisoners in Colombia and in the rest of the world. Do not weaken when you face the shameful conditions they impose on us today. We have to continue with our heads held higher than ever”.

This “dangerous woman” lived in prison under overcrowded conditions for thirteen months until she was liberated in April 2005. As part of the “food torture”, she had to eat the camphor which they put into the food. Her case is an example of the process of criminalization with which the government tries to classify every case of social action, of social conflict in Columbia.

Luz Perly opens avenues, develops community work, holds negotiations, and plans and develops projects. She is totally identified with the idea of shaping a great association of rural workers with the task of facing up to the serious and delicate problems of the peasant sector. Because of this work she has become General Secretary of the Farming and Livestock National United Federation. She is also in charge of the department for Human Rights and is President of the Peasant Association of Arauca, which was started in July 2002.

On the 16th of April of 2005 the doors of the cell and all the doors of the Prison were open for her. Her family, friends and fellows fighters received her with roses. But other people persist and continue to threaten her. She writes from another country: “They have granted me this provisional freedom because we demonstrated that they violated my right to defend myself and to have a proper trial. But the process continues and so do the threats. I have to leave Colombia for a while because we know that the next time they catch me it is not to arrest me but to kill me”. But Luz Perly does not live like a tourist in her country of refuge. She is not having a holiday. On the contrary, ”I am looking for contacts for the presentation of a few projects for the organization I belong to, for the Peasant’s Association of Arauca. More vital and alive than you can imagine, she bids farewell with, “A big hug from freedom”. (1000PeaceWomen).

Luz Perly Córdoba receives peace prize in Denmark, April 05, 2004 – Denmark’s 2004 Peace Prize was awarded to Luz Perly Córdoba on Wednesday, 31st March 2004. Luz Perly was unable to receive the award in person as she remains detained in Bogotá since 18 February 2004. The award was given to a representative of Luz Perly at a ceremony in the office of Copenhagen’s Mayor Per Bregengaard in the Municipal Palace in Copenhagan.

Luz Perly Córdoba Mosquera was chosen by the Bjorneklo Committee for her outstanding role as a defender of the rights of the peasant population in Colombia. She is president of the Peasants Association of Arauca (ACA) and Secretary General of FENSUAGRO-CUT, an agrarian federation regrouping different trade unions, social associations and committees working for justice and social change in Colombia. She was arrested arbitrarily on 18 February 2004 and remains in custody in Bogotá.

According to the Bjorneklo committee, the detention of the recognised human rights defender and many other trade unionists accused of rebellion or terrorism is part of a “wave of repression” which includes murders and torture. Mayor Per Bregengaard reportedly stated that the fight against terrorism by the Colombian government serves as a pretext to pursue those who fight for a more just society. (full text).

Luz Perly Cordoba Mosquera and Juan de Jesus Gutierrez Ardila freed after 13 months in prison: Front Line is delighted to learn that Luz Perly Cordoba Mosquera, Secretary General of FENSUAGRO-CUT and President of the Arauca Peasants Association (ACA) and Juan de Jesus Gutierrez Ardila, treasurer with ACA were given provisional freedom on 17th March 2005. They had been in detention for over one year without trial. They were arrested on the 18th February 2004 in Bogotá by members of the Administrative Department of Security (DAS). Luz Perly Cordoba Mosquera attended the Second Front Line Dublin Platform for Human Rights Defenders in September 2003. (full text).

¿Quién es Luz Perly Córdoba Mosquera? – Un sol araucano que ilumina la resistencia campesina y sindical tras las rejas de la “seguridad democrática” en Colombia – por P’lante Colombia, 30 de noviembre de 2004: Luz Perly Córdoba Mosquera es una ciudadana y patriota colombiana, dirigente campesina nacional en su calidad de secretaria general de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (Fensuagro-CUT), dirigente campesina regional como presidente de la Asociación Campesina de Arauca (ACA) y destacada defensora de derechos humanos de amplio reconocimiento nacional e internacional.

Mujer madre cabeza de familia, único sustento moral, afectivo y económico de dos niños menores de edad, uno de 9 años y otro de 14.

Su destacada labor en beneficio de los campesinos olvidados y maltratados de Arauca y en general de Colombia, le valieron en primer lugar una terrible persecución por parte de los grupos paramilitares y de miembros de las fuerzas militares estatales y organismos de seguridad en el departamento de Arauca. Ante las graves amenazas de muerte que colocaban en peligro su integridad física y moral al igual que la de su familia, fue beneficiada con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Actualmente, como producto de la política de “seguridad democrática” del Gobierno, caracterizada entre otras por la persecución y penalización de la protesta social y sindical, luego de haber sido desplazada de su región por la fuerza de las amenazas contra su vida, y pese a ello haber continuado con su labor de denuncia y su trabajo en favor de los campesinos colombianos, la policía política del Estado (DAS) del departamento de Arauca se dio a la tarea de organizar un proceso-montaje jurídico-político contra toda la dirigencia de la ACA.

Como consecuencia de lo anterior, la dirigente campesina, líder sindical y defensora de derechos humanos Luz Perly Córdoba Mosquera se encuentra injustamente detenida en la cárcel del Buen Pastor de la ciudad de Bogotá desde el día 18 de febrero de 2004.

Una vida de lucha y sacrificio al servicio de su pueblo – Luz Perly Córdoba Mosquera es una mujer de origen social popular, de ascendencia campesina e indígena, nacida en una vereda del municipio de Arauquita (Arauca). Siendo apenas una niña como muchas de las adolescentes de las regiones rurales del país, ante los rigores de la condición económica de pobreza se vio obligada a abandonar su núcleo familiar para dirigirse a la capital del Arauca, donde tan sólo con 11 años de edad trabajó como empleada domestica en el día y estudiaba por las noches.

Ya desde las tempranas aulas y ante el desconcierto económico propio y de los habitantes de la región que a pesar de la creciente explotación petrolera en el departamento lo único que recibían era más impuestos pero ningún beneficio de tan lucrante actividad, empezó un cuestionamiento de por qué si su departamento estaba produciendo riquezas por la explotación del petróleo, tantas niñas y niños como ella no podían estudiar de una manera normal como lo hacían los hijos de los grandes hacendados y ganaderos de la región. Por el contrario, ella y los demás niños de escasos recursos económicos debían sacrificar sus horas de sueños y juegos infantiles trabajando de día y estudiando de noche para poder arañarle a la vida una oportunidad para superarse. Las muñecas, balones y juegos siempre se embolataron entre las labores domesticas y los sueños infantiles se espantaron por el obligado trasnocho del estudio nocturno.

La anterior situación que era y es el común denominador para los hijos de los campesinos pobres del país, el estado critico de la educación publica en el departamento y los cuestionamientos, así como las angustias de sus compañeros de aula y profesores, la llevaron a comprender, además de sus actividades académicas de la secundaria, que la situación debía cambiar, que ello sólo se lograría con la unión y participación activa de todos los afectados por esa común condición y situación, que sólo mediante la lucha organizada de todos se podrían alcanzar soluciones para todos. Que solamente la unión hace la fuerza y que esa fuerza era la única alternativa para reclamar sus derechos. Allí comprendió que como seres humanos tenían derecho a una vida digna, a una educación gratuita, a la salud, a la cultura, al deporte entre otros.

A los 13 años se inició como militante de la Juventud Comunista Colombiana (JUCO), ante el auge de la exterminada Unión Patriótica lideró conjuntamente con otros jóvenes una serie de propuestas departamentales entre ellas una de las más importantes la denominada “sembrar el petróleo en la juventud araucana”, la cual impulsaba que se invirtiera el 3% de las mal llamadas regalías petroleras para crear un fondo educativo para que se otorgaran créditos a los jóvenes de escasos recursos económicos con el fin de que pudieran acceder a estudios universitarios en otras regiones del país.

Su destacada labor al frente del movimiento juvenil en Arauca, teniendo tan solo 14 años, le valió su designación como secretaria departamental de la JUCO. Claro, ello también le valió las primeras amenazas contra su vida, ante lo cual tuvo que asumir su primer desplazamiento forzoso de su querida Arauca. Conoció como miles de jóvenes colombianos la aborrecible intolerancia de quienes no estaban dispuestos a permitir que los jóvenes construyeran sus sueños de un mejor futuro.

Con su maleta de libros e ilusiones se desplazó al departamento del Huila, donde se destacó como dirigente estudiantil.

Allí a sus 15 años, con la fuerza y entusiasmo que siempre la han caracterizado, fue elegida como secretaria de la JUCO en el Huila y presidenta departamental de la Unión Nacional de Estudiantes de Secundaria (UNES). Entre las labores mas importantes que desarrolló en el Huila, fue el luchar por el derecho y defensa de la educación pública, la tarifa diferencial en el transporte para los estudiantes. Estas propuestas que se presentaron a los gobiernos departamental y nacional fueron respondidas con violencia. En ese periodo se arreció la guerra sucia y el terrorismo de Estado. Ello se tradujo en desapariciones, asesinatos y toda suerte de persecuciones a los dirigentes de la JUCO y UNES.

En el marco de la anterior situación y cuando apenas contaba 17 años, Luz Perly Córdoba Mosquera vivió, al igual que hoy, uno de los capítulos mas aberrantes de su vida. Hallándose en los tres meses de gestación de su hijo mayor, fue detenida ilegalmente por el Ejército Nacional en la ciudad de Neiva, conducida a la Novena Brigada fue torturada y violada sexualmente, luego de tres días de torturas y vejaciones fue botada en un paraje solitario de la ciudad. Este hecho quedó en la absoluta impunidad pues la detención nunca se registró y era la palabra de una estudiante contra miembros de una institución militar del Estado. Una vez más su gesta por construir un futuro mejor para los jóvenes de Colombia fue respondida con alevosía y salvajismo, esta vez por el actuar cobarde y cruel de miembros de las fuerzas militares estatales.

Luego de este horrible capítulo y ante las insistentes amenazas de muerte y persecución, regreso a su querida Arauca.

Allí estudio en el SENA secretariado y contabilidad, simultáneamente desarrollaba actividades de trabajo juvenil y comunitario. De igual forma trabajó como funcionaria de la alcaldía municipal de Arauquita en la secretaría de Educación y luego como asistente de dirección del Plan Nacional de Rehabilitación en Arauca. Allí dedico los fines de semana a trabajar en los barrios de autoconstrucción y gestión comunitaria, barrios hechos por el esfuerzo de personas pobres que luchaban por tener un techo donde abrigarse con sus familias. Las enormes dificultades que se presentaban en esos barrios, sobre todo la necesidad de personas capacitadas profesionalmente para ayudar a los viviendistas, la llevaron a plantearse la necesidad de capacitarse a nivel universitario para ayudar en mejor forma a las comunidades desprotegidas y menos favorecidas del Arauca.

Su afán de autosuperación y su decidido compromiso de capacitarse para aportar de manera más cualificada en las luchas de las clases menos favorecidas de su región, la llevaron a trasladarse a la ciudad de Bucaramanga (Santander), donde se dedicó a estudiar leyes en la Universidad Santo Tomás. De igual forma, el siguiente año de manera simultánea con sus estudios jurídicos, ingresó a estudiar administración pública municipal y regional en la Escuela Superior de Administración Pública.

Allí en Bucaramanga conoció las angustias y tristezas de los campesinos que venían desplazados de la región del Magdalena Medio, que eran víctimas de las cada vez más crecientes incursiones de los grupos de asesinos paramilitares.

Nuevamente inició su trabajo a favor de los campesinos maltratados vinculándose a una asociación de desplazados que funcionaba en el municipio de Floridablanca (Santander). De igual manera se vinculó al trabajo de asistencia con un comité que trabajaba a favor de los presos políticos de Bucaramanga. Posteriormente se vinculó con la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (ACVC), la cual asociaba en ese momento a unos 25 mil campesinos. Dentro de sus actividades más destacadas a favor de los campesinos de esa región fue su trabajo en la elaboración del Plan Integral de Desarrollo para el Magdalena Medio en Derechos Humanos.

En el año de 1999, y pese a los sacrificios económicos y de persecución, terminó su carrera de administración pública y una especialización en gerencia financiera y presupuestal para entidades públicas. Las difíciles condiciones de persecución paramilitar y de represión estatal en el trabajo del Magdalena Medio la obligaron nuevamente a desplazarse a su querida Arauca, regresando a su región a finales de 1999.

Nuevamente en las hermosas llanuras del Arauca, se vinculó al trabajo como funcionaria de la alcaldía del municipio de Arauca, trabajando como secretaria del área de Planeación. Allí asumió la responsabilidad de elaborar la parte social del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), pero también a su regreso a las tierras araucanas, encontró que muchas de esas tierras habían sido gravemente dañadas por cuenta de la contaminación dejada por la terrible explotación y exploración petrolera. Muchas de esas tierras y aguas que en otras épocas albergaban infinidad de especies de flora y fauna, así como una inmensa biodiversidad se habían perdido sin remedio para siempre y, lo más grave aun, la pobreza absoluta de los campesinos de la región se encontraba mucho más agravada y generalizada.

Esta pobreza en una región rica y la desesperanza trajo como consecuencia una situación más terrible para los campesinos, la aparición de los cultivos de uso ilícito (siembra de coca), única alternativa que el Estado colombiano dejo a los campesinos ante el abandono y como única manera de no dejarse morir de hambre. Con este panorama y en desarrollo de su trabajo dentro del POT, pudo visitar y compartir con muchos dirigentes campesinos y comunales con los cuales se identifico en la idea de conformar una gran asociación campesina para hacer frente a la grave situación del campesinado araucano y para encontrar bajo la organización alternativas de solución a los distintos problemas y necesidades de los campesinos; es así como en el mes de julio de 2002, nace en el municipio de Arauquita la Asociación Campesina de Arauca (ACA). (full text).

links:

Arrest of Luz Perly Cordoba Mosquera and colleagues in Colombia;
same on Front Line Defenders;

!Libertad ya!;

SIPTU calls for fair and impartial treatment of Colombian detainees;

VIOLAZIONE DEI DIRITTI IN COLOMBIA: ARRESTO DIRIGENTI SINDACALI;

COLOMBIA: Who is committing the abuses?

Premio Danés de la Paz sigue en la cárcel;

La Unión Europea preocupada por las amenazas a organizaciones de Derechos Humanos en Colombia.

Comments are closed.